domingo, 26 de abril de 2015

La rosa de Alejandria de Manuel Vázquez Montalban.

Pese a que siempre digo que lo mejor es leer las series desde el principio porque así disfrutamos más de las historias y vemos la evolución de los personajes, lo cierto es que con Vázquez Montalban yo me lo he saltado a la torera, he leído tres libros suyos de la serie de Carvalho : Los mares del Sur, Asesinato en el Comité Central  y este de La rosa de Alejandría, y  ni corresponden al principio, ni van seguidos, son de los del medio, aunque no me parece que los personajes hayan cambiado mucho...
Bueno, la reseña  es para la Yincana Criminal y dentro del homenaje a Vázquez Montalban.

          Editorial : Circulo de Lectores, Fecha de publicación : 1984/1990. 199 pág.
El autor: Manuel Vázquez  Montalban nació en Barcelona el 14 de Junio de 1939 y murió en Bangkok- Thailandia el 18 de octubre de 2003. Personalidad casi inabarcable se definió a si mismo como " periodista, novelista, poeta, ensayista, antologo, prologuista, humorista, crítico, gastrónomo, culé y prolífico en general" campos todos en los que destacó. Sin embargo  si por algo es conocido mundialmente es por ser el creador del detective Pepe  Carvalho. Ganador entre otros del Premio Nacional de Narrativa, del Premio de la Crítica, del Premio Nacional de las Letras y del Premio Planeta, en toda su obra existe un vinculo común: recuperar la memoria a través de la crónica social. Entre sus obras podemos destacar: Los Mares del Sur 1978, Los pájaros de Bangkok 1983, Galindez 1990 o Autobiografía del general Franco 1994.
Argumento: Un marino inicia un viaje al fin del mar. Naturalmente es un viaje imposible, entre otras cosas porque su destino le espera en un puerto determinado. Por otra parte Pepe Carvalho acomete una investigación hilbanando personajes y lugares que conforman un sórdido retablo de miedos, angustias y pobrezas de todo tipo
Análisis de la novela y opinión personal: Leí La rosa de Alejandría en una edición especial del Circulo de Lectores,  en ella el autor en una introducción titulada Quizá no fuera de Alejandría explicaba de donde surgió el tema de la novela. Una mezcla de canción popular española que escuchara de niño mediante una grabación de los Coros de la Sección Femenina ( Eres como la rosa de Alejandría colorada de noche, blanca de día) y que hacía referencia a la dualidad femenina y al recuerdo de una película interpretada por Stewart Granger titulada la madonna de las siete lunas, inspirada en la historias de una respetable burguesa que de vez en cuando cambiaba de personalidad y le daba por echar una cana al aire en Italia. De estos dos componentes surgió la leve llamita que poco a poco se fue convirtiendo en el material básico del que se nutrió la novela.
Dividida en dos partes que en principio no parecen tener nada que ver,  la historia por un lado se uncia en los últimos días de Diciembre de 1983, cuando Charo: amiga/novia/amante de Carvalho le pide que ayude a su prima Mariquilla a descubrir quién ha asesinado y descuartizado a su hermana pequeña Encarnación, y ha dejado su cadáver abandonado en un descampado, la relación entre las dos hermanas no era muy estrecha, Encarnación se había casado con un joven de familia adinerada y a penas mantenía contacto con los suyos,  sin embargo Mariquilla no puede olvidar que era su hermana pequeña , que el marido se ha desentendido del asesinato y que la policía no parece tener demasiadas pistas, así que solicita que sea el detective quien descubra al responsable, es cierto que ella no podrá pagarle porque su esposo está en el paro y malviven de lo que ella y su hijo Andrés obtienen con trabajos ocasionales y  mal pagados, pero su prima Charo va a sufragar una parte, y  el amigo de su hijo Narcis Pons Puig, autodidacta e amigo de la familia que ha seguido el caso  se hará cargo del resto, así que Carvalho no perderá nada.
Al final, aunque sin saber muy bien porque, el detective acepta y se pone a investigar, para ello tendrá que desplazarse a Águilas, lugar de donde procede la familia de Mariquilla y Encarna, y a Albacete , donde la muerta residía con su marido, allí se enterara de como fue la vida de Encarna desde que se casó con el joven Luis Rodrígez de Montiel, los desaires que tuvo que sufrir de la familia del esposo y las malas relaciones que tuvo el matrimonio casi desde el principio porque el marido no abandono nunca su vida de farra y juerga y eso, unido al poco aprecio que la familia política tenía a la mujer podían explicar los constantes viajes que Encarna hacía a Barcelona, pasando de médico en médico  preocupada por achaques reales o imaginarios tal vez en un intento de llenar una vida vacía.
Por el otro lado nos encontramos con Ginés Loriga, un hombre que parece estar pasando una vacaciones en Trinidad, pero está solo y ni sus palabras ni sus actos parecen sugerir que se ha tomado unos días de descanso por placer. Mas adelante descubrimos que Ginés no está de vacaciones, sino que  es un marino que ha huido de sus barco, El rosa de Alejandría y se ha refugiado en Trinudad en un intento de escapar de su vida y e los recuerdos de Encarna, y así lo que en principio no tenía sentido, acaba encajando como un puzzle perfecto.
La verdad es que hacia tiempo que no leía nada de Vázquez Montalban y ya me había olvidado de como era Pepe Carvalho y su forma de investigar y aunque no puedo decir que la historia me haya tenido en vilo porque ya sospechaba yo algo parecido, si es cierto que he disfrutado mucho siguiendo al detective en sus pesquisas.
Además esta historia como buena novela negra tiene una gran carga de crítica social reflejando muchos de los grandes males de la época ( y desgraciadamente algunos todavía vigentes en la actualidad), como el paro,o la crisis económica, y grandes dosis de humor e ironía, basté leer la tarjeta de presentación de  Narcís " Narcis Pons Puig. Autodidacta. Ronda de San Pere, 17  ", o alguno de los discursos de Biomuro "Ya no parezco un limpiabotas, Pepe, parezco un mendigo, uno de esos mendigos modernos, que ya ni los mendigos son como los de antes. ¿Te acuerdas de  aquellos mendigos de puta madre que había después de la guerra?. Mancos, cojos, sin piernas, ciegos, tuertos, pero de una pieza, no esta mierda de mendigos de ahora que se hacen perdonar la limosna que te piden fingiendo que te limpian el cristal del coche o diciéndote que están parados y se les mueren los hijos de hambre. Esos no son mendigos Pepe, son modernos. Y yo un antiguo Pepiño, que cuando la gente me ve con la caja en la mano se piensan que acabo de salir de un museo."
Sus personajes son  muy atrayentes : no solo el detective, sino  también Charo, Biscuter, o Bromuro ( entre los clásicos de todas las novelas), sino también el extraño Narcis, Pons Puig y el  siniestro bandurriero El Lebrijano.
Y como no, lo he pasado muy bien siguiendo a Carvalho en su viaje gastronómico:  bocata de pan con tomate, pescado frito frío y berenjena y pimiento en casa ( o crepes de pie de cerdo y berenjena si se tercia) en casa, atascaburras y gazpachos manchegos en Albacete o arroz de verduras y pollo o mero a la Murciana en Murcia, sin perdonar en Barcelona unos mejillones con muselina al ajo, los hojaldres de anchoas, la lubina con ostras a la aceituna negra o el sorbete de palosanto.
Para terminar: hace unos años, vi en un programa para " nostálgicos", un capitulo de la serie que con el personaje de Pepe Carvalho había rodado la Televisión Española,  en 1986 con Eusebio Poncela, como Carvalho, Ovidi Motilior ( Biscuter), Luis Cigés ( Bromuro) y Alicia Sanchez ( Charo), y la verdad me pareció muy simpático y entrañable,  porque no me toco la adaptación en su momento, me costa que hubo alguna más con Juanjo Pugcorbe, y que fue llevado al cine, pero ahí me pierdo un poco más.

Participa





9 comentarios:

  1. La leí hace tiempo y me desconcertó un poco, no terminando de pillarle el punto al autor, aún así me resultó entretenida y me dejó con ganas de repetir con él y su serie,
    besucus

    ResponderEliminar
  2. Sólo he leído Yo maté a Kennedy para la yincana y no me ha gustado. Me va a costar leer otro de este autor, la verdad.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Leí hace un tiempo el segundo y justo acabo de terminar el tercero. Cuesta un poco hacerse con el autor, pero termina gustándome Carvalho y toda la crítica social que realiza a lo largo de la novela. Una crítica que nos lleva a pensar, como bien indicas, que hemos avanzado muy poco en estos años.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. NO me he estrenado con esta serie pero cuando lo haga a ver si soy disciplinada y lo hago con la primera novela de la serie.

    Bs.

    ResponderEliminar
  5. Hola Mar yo comencé por el primer libro de la serie, y bueno ya había leído que no tenía nada que ver con el resto, la experiencia fue bastante extraña por decir algo, pero seguro que leeré alguno más de la serie pues hay donde elegir y así conocer al verdadero Pepe Carvalho y su gusto culinario. Gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
  6. Te puedes creer que con lo que me gusta la novela negra, todavía no he leído nada de este detective? Es algo imperdonable, y más siendo de Barcelona, donde transcurren casi todas sus novelas. Voy a tener que remediarlo pronto :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  7. Leí hace tantísimo tiempo esta novela que casi ni me acordaba de ella y me la has ido refrescando a medida que te iba leyendo, así que no me importaría volver a leerla de nuevo, porque guardo un grato recuerdo de ella.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Yo de la serie sólo he leído "El balneario". Me gustó mucho, y en la línea de lo que dices, no tanto por novela negra sino por su humor e ironía. Anoto éste en la lista de próximas lecturas. Besos!

    ResponderEliminar
  9. No he leído nada de este autor pero en principio no me llama demasiado la atención. Por ahora lo voy a dejar pasar.
    Un beso!

    ResponderEliminar