jueves, 19 de julio de 2018

Ana de Roberto Santiago.

Después de diez días intensos de Semana Negra, en los que no tuve tiempo de leer, ni de reseñar, ni de pasar por vuestros blogs, vuelvo a la normalidad de las reseñas ( que este año tampoco son muy normales) con un libro al que le tenía muchas ganas desde que salió, Ana de Roberto Santiago, tanto es así que se lo regalé a una de mis hermanas para su cumpleaños con la esperanza , vana, de que me lo pasará pronto, y aún lo estoy esperando, menos mal que lo encontré en la biblioteca, y ya os adelanto que me encantó y que pasee a ser un tocho de más de 800 páginas, me lo leí en cinco días.

                         Editorial:Planeta. Fecha de publicación: 2017. 862 pág.
El autor: Roberto Santiago, Madrid 1968, es escritor, dramaturgo, guionista y director de cine.Ha escrito varias novelas infantiles y juveniles  entre otras la colección Futbolísimos que se ha convertido en la saga  de literatura infantil española más vendida en nuestro país en los últimos años y que ha sido traducida a varios idiomas, Ha escrito y dirigido entre otras la película El penalti más largo del mundo, el club de los suicidas, Al final del camino y La coproducción internacional El sueño de Iván. En teatro ha escrito el guión de Ocho apellidos vascos, el otro lado de la cama y Perversiones sexuales en Chicago de David Mamet, entre otras. Ha participado en series de televisión, es profesor de la Escuela Oficial de Cine de la Comunidad de  Madrid y Ana, es su primera novela para adultos.
Argumento: Años atrás Anna Tramel fue una brillante penalista a la que se disputaban los mejores despachos. Un oscuro suceso cambió su vida y ahora pasa sus días entre recursos administrativos en un mediocre bufete, ahogándose en un vaso de whisky. Pero su vida da un vuelco cuando su hermano Alejando, con él que no habla desde hace cinco años, la llama angustiado; ha sido detenido por el asesinato de un importante empresario.
Ana pide ayuda a su jefa y vieja amiga Concha. Necesita la estructura y recursos del despacho para llevar adelante una defensa en la que lo tienen todo en contra.
Acompañada de un peculiar equipo ( un viejo investigador, una abogada novel y un becario ludópata), se enfrentará a un gigante empresarial.
Análisis de la novela y opinión personal:  Ana siempre quiso ser abogada, hacer justicia, cambiar el mundo, convertirlo en un lugar más habitable, defender a los desheredados, librar batallas imposibles, ponerse delante de un juez y un jurado y realizar un alegato brillante que los conmoviera, descubrir la verdad... y durante un tiempo parece que su sueño iba camino de cumplirse, Ana era una abogada brillante a la que se disputaban los bufetes más prestigiosos, sin embargo la traición de su marido al que amaba y a consecuencia de la cual perdió uno de sus casos más importantes, ha dado al traste con su carrera: Ana trabaja ahora en el Bufete de su amiga Concha dedicándose a la reclamación de multas, a beber whisky, adormecerse con pastillas y mantener esporádicas relaciones con hombres mucho más jóvenes, sin embargo todo cambia cuando Alejandro, su hermano pequeño con el que no tiene contacto desde hace años, la llama para solicitar su ayuda, esta detenido acusado de la muerte de  Bernardo Menéndez Pons, director del Casino Gran Castilla con el que se encuentra fuertemente endeudado.
La petición de Alejandro sirve como revulsivo para Ana y a decisión de encargarse de su defensa, le lleva a replantearse su vida en los últimos tiempos y vuelve a asomar la Ana apasionada, luchadora, impetuosa, que no se detiene ante nada y nadie para lograr lo que considera justo,  con la ayuda de Concha, su compañera de bufete, Germán, el becario de las horribles corbatas, la novata Sofía,  el viejo investigador Eme y la secretaria Rhonda, Ana se propone no solo reivindicar a su hermano, sino poner en jaque el negocio del juego, pero no es el único reto que se le presenta a Ana, una amiga que pasa por un momento complicado en su matrimonio, le pide que la defienda, su esposo no solo la maltrata sino que quiere quedarse con la custodia de sus hijas y todo el dinero común, Ana acepta, pero... ¿ Podrá Ana con todo?.
Dividida en Cuatro partes y un Epilogo y narrada en primera persona por  la protagonista, Ana es un Thriller judicial absorbente que a mi me engancho desde la primera página, en cuanto Ana hizo su presentación en la primera página ya tenía en mi una fan incondicional, Ana es una mujer que ha bajado a los infiernos, rotas y deshecha que sin embargo es capaz de volver a recomponerse, es cierto que cae una y otra vez, pero sabe levantarse,  una mujer que fue una estrella de los juzgados, que lo tuvo todo y ahora no tiene casi nada, que bebe, que toma pastillas, que tienen debilidad por los escarceos nocturnos con hombres más jóvenes de los que después ni se acuerda, pero que es leal con los suyos y que se arriesga por aquello que considera justo... una mujer que admiraba a los grandes abogados de las películas y de los libros: Atticus Finch de matar a un ruiseñor, Sin Wilfred Roberts de Testigo de Cargo, Frank Galvin de Veredicto Final, Arthur Kirkland de Justicia para todos, pero que termino por reconocerse en Rocky, un boxeador, cuyo mejor talento es encajar los golpes " Soy una gran encajadora. Se recibir y aguantar golpes como nadie. No es una visión idealizada de mi misma, es la realidad, un hecho objetivo e irrebatible. No es fácil tumbarme".
Junto a Ana, me he encontrado con otros personajes que me han convencido para bien o para mal, como el viejo investigador Eme, El Teniente de la Guardia Civil Santiago Moncada, Gabriel Brandariz, Director de Alma ( Asociación de Jugadores Anónimos) o Elena...
De la mano de Ana, he vuelto a los Juzgados, (que hace muchos años que no piso en persona porque en otro tiempo yo también fui abogada) a los juicios trepidantes., a los testigos remisos, a las luchas desiguales entre los grandes despachos y los abogados solitarios que como caballeros sin espada se enfrentan a todo aquello que consideran injusto, con la única convicción de estar haciendo lo correcto...
Y frente a este mundo conocido me encontrado con otro absolutamente desconocido para mi, el mundo del juego, de los grandes Casinos, de las apuestas, de una adicción que es tan peligrosa como el tabaco o el alcohol , pero frente a la que los ciudadanos estamos totalmente desprotegidos porque se anuncia sin restricciones en la televisión patrocinada por estrellas mediáticas del fútbol o del espectáculo, y ante la que no se hace nada porque no interesa...
Con todo lo que he dicho queda más que probado que Ana me ha encantado, que lo he pasado muy bien leyéndola y que me ha tenido cinco días enganchada, llevándola a todas partes pese a que es un tocho no precisamente fácil de transportar ...
Para terminar: No se si volveré a encontrarme con Ana, posiblemente sea personaje de una sola novela, pero os aseguro que no me importaría...

Participa






jueves, 5 de julio de 2018

Mujeres excelentes de Bárbara Pym.

Bárbara Pym era una absoluta desconocida para mi cuando Gatopardo Ediciones publicó Mujeres excelentes y comencé a ver el libro en las redes sociales y en todas partes, desde ese momento me apeteció un montón ponerme con la novela y estaba en mi lista de pendientes pero es imposible que el tiempo y el dinero nos dan para todo, así que tuvo que esperar hasta que el mes pasado la encontré en la biblioteca.

                Editorial: Gatopardo. Fecha de publicación: 1952 /2016. 320 pág.
La autora: Bárbara Pym  nació en 1913 en Oswentry, Shopshire. Se licenció en Literatura Inglesa en el St Hida¨s College, Oxford. En la Segunda Guerra Mundial prestó servició en el Cuerpo Auxiliar de la Armada Británica. Posteriormente Trabajó en el Instituto Africano en Londres.
Es considerada junto a Elizabeth Taylor una de las importantes e influyentes escritoras inglesas de la Segunda mitad del Siglo XIX.
Entre sus novelas podemos destacar: Mujeres excelentes 1952,  Jane y Prudence 1953, Los hombres de Wilmett 1958, Amor no correspondido 1961, Murió la dulce paloma 1978
Murió en Oxford en 1980.
Argumento:  Mildred Lathbury la narradora es una mujer soltera que vive en Londres y ocupa su tiempo en diversas tareas en la parroquia, en tomar el té con las amigas, en obras de caridad y en satisfacer las necesidades de los demás. Es inteligente y observadora, pero también tímida e insegura en parte debido a su soltería, pues muchos querrían verla ya casada a sus treinta y pocos años.
Además de sus buenos amigos el vicario Julian Malory y su hermana Winifred,  Milderd intimará con sus vecinos, Los Napier, recién instalados en el piso de abajo de su casa. Conocerá también a Allegra, una viuda que se aloja en la parroquia, y a un sinfín de personajes más. Mildred se verá implicada en  diversos asuntos de orden sentimental.
Con una extraordinaria y sutilísima ironía. Barbara Pym traza  en Mujeres excelentes un esplendido retrato sobre la cotidiana realidad de unos personajes cuyas vidas se debaten entre sus sentimientos y los convencionalismos.
Análisis de la novela y opinión personal:  Mildred Lathbury tiene treinta y dos años y esta soltera, para los estándares de la época es una " solterona",  con pocas posibilidades ya de casarse aunque ella no lo descarta del todo, la ventaja de Mildred es que recibe una pequeña renta que heredó de su padre, pastor protestante y que además trabaja a media jornada cuidando a " señoras venidas a menos", así que aunque no tenga un marido que la mantenga, puede valerse por si misma, es independiente y vive en un pequeño piso con dos habitaciones, una diminuta cocina y un baño compartido.
Mildred reparte su tiempo entre su trabajo, las diversas tareas que desempeña en la parroquia a la que pertenece, tomar el té con las amigas y asistir a cenas  en casa del vicario Julian Malory y su hermana Winiifred, excelentes amigos o en múltiples actividades culturales... una existencia gris y anodina en apariencia, pero que a ella parece bastarle.. Su vida sin embargo va a verse trastocada cuando al mismo edificio se trasladen los Napier, un matrimonio formado por Helena, una mujer moderna, antropóloga, de las que visten pantalones, se pintan tal vez en exceso y tienen opiniones sobre todo y su esposo el atractivo marino Rockingham Napier,  que tiene un especial imán para las mujeres y que deslumbra a Mildred con su savoir faire, el matrimonio parece estar siempre discutiendo cuando están juntos, muchas veces por culpa de Everard Bone, antropólogo amigo de Helena, y es Mildred la que tienen que poner paz, tampoco Winifred y su hermano Julian pasan por su mejor momento cuando Allegra Grey, viuda de un pastor venga a instalarse en las habitaciones que se alquilan en la vicaria y ellos como todos recurrirán a Mildred, la tranquila, paciente y siempre dispuesta Mildred para que de algún modo les saque las castañas del fuego..
Narrada en primera persona por Mildred, la protagonista, Mujeres excelentes nos traslada a un suburbio del Londres de postguerra y nos presenta el día a día de una pequeña comunidad, principalmente el  de sus mujeres excelentes, mujeres solteras, capaces y prácticas, sin vida propia y con todo el tiempo del mundo para dedicarlo a cubrir las necesidades de los demás. Con un estilo sencillo y al mismo tiempo inteligente y grandes dosis de ironía y humor, la autora critica la sociedad del momento y el papel que la mujer era obligada a " desempeñar" según estuviera casada o soltera.
Mildred la protagonista es un personaje maravillosamente desarrollado, parece gris, insulsa y tímida, pero a medida que vamos avanzando en la historia, descubrimos su ingenio, valor e independencia, ella sabe lo que quiere y aunque se desvive por ayudar a los demás, siempre se respetará a si misma, sabe que estar soltera es un handicap para ella, pero no se casará a cualquier precio y es lo suficientemente inteligente para darse cuenta que el matrimonio tampoco es la panacea. Helena, su vecina y mujer casada es quizá la antítesis de Mildred, moderna con una profesión que la apasiona, y  un fuerte carácter, es  quizá menos libre para vivir la vida que en realidad desearía, tiene un marido admirado por muchas mujeres y en cambio ella no termina de ser feliz con él. El vicario Julian Mallory, su hermana Winifred, y la viuda Allegra no dejan de ser personajes convencionales, que sin embargo ayudan a crear la atmósfera necesaria para que destaque Mildred.
Mujeres excelentes me ha encantado, es de esas novelas que sorprenden porque no narran hechos extraordinarios, sino el día a día de los personajes y saben hacerlo de una forma que no es aburrida sino absorbente e interesante. Mildred desde el primer momento me ha ganado porque sabe valorarse en su justa medida y ser irónica y reírse de si misma " Me apresuraré a añadir que no me parezco en absoluto a Jane Eyre quien debe de haber hecho concebir esperanzas a tantas mujeres feas que cuentan su historia en primera persona, y que  jamás he pensado en ser como ella", reconoce la importancia de hacer lo que se debe, pero también sus inconvenientes "La virtud es una cosa excelente y todos deberíamos esforzarnos en tenerla, pero a veces puede ser un poco deprimente".
He leído es varias reseñas y artículos que se considera a Bárbara Pym la " Jane Austen" del siglo XX, y aunque reconozco la  similitud en la crítica que ambas hacen a la sociedad en la que viven, al papel  que desempeñan  las mujeres y la ironía y el humor tan brithish,  de los textos de las dos, me parece que Barbara tiene los pies algo más asentados sobre el suelo....
Para terminar: En cuanto pueda volveré con Barbara Pym.

Participa