jueves, 15 de junio de 2017

Nombre de torero de Luis Sepúlveda.

Nombre de torero fue publicado en 1994, no puedo asegurar que lo leyera en ese año,  lo que si puedo decir es que cuando lo leí me encantó y me impactó y que el recuerdo ha llegado hasta hoy, este año Luis Sepúlveda presenta El fin de la historia en el que recupera el personaje de Juan Belmonte, él que tiene nombre de torero y antes de enfrentarme a ese nuevo libro, he recuperado el anterior y estas son mis impresiones.
                       Editorial: Tusquets. Fecha de publicación: 1994. 230 pág.
El autor: Luis Sepúlveda nació en Ovalle, Chile en 1949. Muy joven aún, decidió ser viajero como quien decide ser oficinista. De Tierra de Fuego  a Oslo, de Barcelona a Quito, de la Selva Amazónica al desierto de los Saharauis, de las celdas de Pinochet al barco de Green Peace, recorrió casi todos los territorios posibles de la Geografía y las Utopía.. y mientas viajaba, escribía, publicó el primero de sus muchos libros a los 20 años. En 1992 a partir de la publicación en Francia, Un viejo que leía novelas de amor, se convirtió en uno de los libros más leídos y traducidos del mundo. Le siguieron entre otros Mundo del fin del mundo 1994, Nombre de torero 1994, (su primera novela negra), Patagonia Expres 1995, un libro de viajes, El cuento, Historia de una gaviota y del gato que le enseño a volar 1996, El libro de relatos Desencuentros, 1997, Diario de un Killer Sentimental  y Yacaré 1998, Los cuentos , Historias marginales, 200, Hot line, 2002, La Lampara de Aladino, 2008, Historia de un perro llamado Leal 2016 y El fin de la historia 2016.
Argumento: Durante los años sombríos del nazismo ,desaparecen un buen día de un rincón secreto de la prisión de Spandau unas valiosísimas monedas de oro. Casi 50 años después, caído el muro de Berlín, dos personajes oscuros pero poderosos, con un pasado político turbio, contratan cada uno por su lado a dos antiguos combatientes", Juan Belmonte- el que tiene nombre de torero. y Frank Galinsky, los dos en paro laboral e ideológico, para que partan en busca del botín robado que nadie en realidad reclama oficialmente. Belmonte acepta el encargo por amor a Verónica, Galinsky por un viejo hábito de obediencia militante cuyo ideal  es ahora el de enriquecerse " como todos los demás". Al mismo tiempo, al otro lado del mundo, un viejo humilde y solitario recibe un misterioso mensaje.
¿ Llegaran a enfrentarse Belmonte y Galinsky? ¿ Existe realmente el tesoro?  En tiempos implacables como los que vivimos ¿ vencerá el amor o la codicia?.
Análisis de la novela y opinión personal:  En los oscuros años del nazismo, Hans y Ulrich sirvieron en la Policía del Tercer Reich vigilando la puerta de la Prisión de Spandau; en aquel entonces los inviernos eran fríos y las autoridades de la cárcel habían dispuesto un pequeño cuarto con calefacción en el sótano donde los guardias podían calentarse y tomar café,  un cuarto que era también un observatorio ideal para controlar las visitas a la bodega de la cárcel que era utilizada por la SS como almacén, un día dejándose llevar por la curiosidad  los dos guardias entran en la bodega y descubren un montón de cuadros, pese a la enormidad del tesoro ninguno de los dos hace nada, pero las incursiones se repiten, hasta que un día, en un un cajón se encuentran con 63 monedas de oro y eso si que no pueden dejarlo pasar, los dos guardias son amigos y su máxima ilusión es emigrar a Tierra de Fuego, antes no podían hacerlo por falta de dinero, pero ahora... de mutuo acuerdo deciden largarse con el botín y llegan hasta el puerto de Hamburgo, pero Ulrich es atrapado aunque Hans consigue huir.
Durante varios años años Ulrich es mantenido prisionero e interrogado, pero nunca delata a su amigo y sigue firme con la convicción de que en algún momento podrá cumplir su sueño y reunirse con su amigo que por fin ha llegado a la Tierra de Fuego, la caída del muro de Berlin parece la oportunidad esperada, pero nuevamente Ulrich es detenido y lo único que puede hacer es lanzar un mensaje avisando a Hans de que se cuide...
La caída del muro es también aprovechada por dos siniestros personajes que a toda consta quieren recuperar las monedas para contratar a " dos antiguos combatientes"  para que las encuentren, por un lado Otto, un peculiar invalido, recluta a Juan Belmonte ( el que tiene nombre de torero) en el cabaret donde trabaja de guardaespaldas,  a este la misión le desagrada, pero lo hace por amor a Verónica, su compañera, que fue torturada y abandonada en un basurero de Chile,  y vegeta, más muerta que vive bajo los cuidados de Ana, que necesita dinero para atenderla, por otro, El Mayor, se hace con los servicios de Frank Galinsky, ex oficial de la inteligencia de la Stasi, un hombre acostumbrado a obedecer sin cuestionarse nada, que ha visto como su mujer y su hijo le abandonaban  y que muertas las antiguas convicciones solo anhela hacerse rico como " todo el mundo".
Desde Alemania hasta La Tierra de Fuego, dos hombres absolutamente diferentes y movidos por distintas ambiciones, se lanzan a la caza del " tesoro", pero después de tantos años ¿ Este existe realmente? ¿ lo encontrará alguno de ellos? ¿ Y quien?.
Nombre de torero esta dividida en tres partes, 17 capítulos y algo que el autor llama " Intermedio" en el que se nos facilita unos datos que entiende que debemos conocer. La narración alterna la primera persona, cuando los hechos se refieren a Juan Belmonte, y la tercera para referirse al resto de la narración.
La acción se desarrolla en Alemania (en dos ciudades, Hamburgo y Berlin), y en Tierra de Fuego.
La novela es corta y no tiene demasiados personajes, destacan los " protagonistas", Juan Belmonte y Frank Galinsky, (que son los más desarrollados y a los que mejor conocemos), dos hombres con un pasado en " teoría" común, porque lucharon por sus convicciones, aunque estas sean bastante diferentes, la lucha por la libertad en un caso, como consecuencia de la cual tuvo que huir de su país Chile y refugiarse en Alemania, la obediencia ciega y la represión en otro, con una situación privilegiada, hasta que el régimen cayó, las motivaciones  para aceptar la " misión" también son distintas, Juan Belmonte lo hace por amor, necesita dinero para que Verónica, su compañera, este lo mejor atendida posible y no pase privaciones, Galinsky en cambio quiere hacerse rico y no le importa como.
También, Verónica, aunque no aparece y la conocemos solo por las palabras de Juan es un personaje atrayente,  militante de las juventudes socialistas, detenida en 1977 por efectivos de la dirección Nacional de Inteligencia en Santiago y dada por desaparecida, es encontrada dos años después por unos vagabundos en un vertedero de Chile, tras dos años de torturas esta literalmente desecha y casi no es ni un ser humano, pero el amor que Juan siente por ella y que nos transmite en cada una de sus palabras, hace que sin poder evitarlo le tengamos cariño y nos preocupemos por ella.
El anciano Franz de Tierra de Fuego, el Petiso Pedro Valdivia de Alemania, el siniestro Mayor, aunque sus apariciones son puntuales llaman sin que podamos evitarlo nuestra atención...
El estilo: es ágil, sencillo y al mismo tiempo poético,  sobretodo cuando el autor adopta el papel de Juan Belmonte y  hace referencia a ciudades por las que siente cariño " Caminando comencé a ver la ciudad de una manera desconocida. Hacía frío, los arboles sin follaje tenían lo troncos impregnados de un musgo verde, casi brillante, intensamente verde, como los también verdes techos de cobre de las construcciones típicamente hamburgueseñas. Me gustó la ciudad. Me gustó como un reencuentro con alguien que nos ha protegido, abrigado, de vez en cuando alegrado, y me dolió las posibilidades de tener que ahuecar el ala" y principalmente cuando habla de Verónica " ¿ Porque no saliste conmigo, Verónica?¿ Porque ninguna bruja nos vendió el bálsamo para ver el futuro? ¿ Porque la fiebre de aquello tan inexplicable y que llamamos consecuencias se interpuso entre el amor y nos dejo en frentes diferentes? ¿ Porque?.
Nombre de torero me ha encantado como la primera vez que la leí, me ha emocionado, y encogido el corazón como entonces, y no tanto creo yo por la historia, aunque esta no deja de tener su atractivo e interés, sino por el personaje de Juan Belmonte, con el que conecté antes y he vuelto a conectar ahora, nada más empezar a leer, su personalidad, su peculiar estilo y sobretodo su amor por Verónica, no pueden dejar a nadie indiferente..
Para terminar: Estoy deseando ponerme con El fin de la historia y al mismo tiempo me da miedo que no me guste tanto como este...

Participa



7 comentarios:

  1. Pues no me importaría léerla. Es un tema que siempre me llama la atención.

    ResponderEliminar
  2. Lo leí hace años y tengo buen recuerdo.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Pues no lo conocía de nada y me parece muy interesante. Si encima es cortita, como se me ponga por delante la leo seguro. Si las dos veces te ha gustado tanto por algo será.

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
  4. No conocía el libro pero me atrae lo que cuentas, podría animarme
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Se que deberia leerlo pero la verdad es que ahora mismo no me apetece nada. Un besote :)

    ResponderEliminar
  6. No conocía este libro. Y me gusta lo que cuentas. Si me cruzo con él, me animo seguro.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  7. No lo conocía y pinta bien.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar