jueves, 29 de mayo de 2014

El lector de Julio Verne de Almudena Grandes.

Como ya comenté en la entrada anterior ( la reseña de Inés y la alegría) este libro lo había propuesto Rafa para lectura del Mes de Mayo en el club de la buena letra y la verdad, a parte de que me apetecía un montón porque había leído y oído muy buenas criticas, lo cierto es que me venía de perilla para la iniciativa de Laky, del blog Libros que hay que leer , el mes de la metaliteratura, que llevo un tiempo que se me hace muy cuesta arriba reseñar nada y será  la primavera,  pero  me da pereza sentarme ante el ordenador, que parece que se me van las ideas..

    Editorial Tusquets ( colección Andanzas), Fecha de publicación: 2012, 424 pág.
La Autora: Almudena Grandes nació en Madrid el 7 de Mayo de 1960 y se dio a conocer en 1989 con Las edades de Lulú, XI Premio La sonrisa vertical.Desde entonces el aplauso de los lectores y la crítica no ha dejado de acompañarla. Sus novelas:Te llamaré Viernes, Malena es  un nombre de Tango, Atlas de Geografía humana, Los Aires Difíciles, Castillos de Cartón y El corazón helado, junto con los volúmenes de cuentos Modelos de mujer y Estaciones de paso la han convertido en una de los nombres más consolidados y de mayor proyección internacional de la literatura española contemporánea.Varias de sus novelas han sido llevadas al cine y han merecido entre otros: El premio de la Fundación Lara, el premio de los libreros de Madrid y el de los de Sevilla, el Rapallo Carige y el Prix Mediterranea.. Inés y la Alegría ha merecido el premio de la crítica de Madrid y el premio Iberoamericano de novela Elena Poniatowska y el premio Sor Juana Inés de la Cruz. Con ella inauguraba la serie Episodios de una guerra interminable, cuya segunda entrega es El lector de Julio Verne, y la tercera, Las tres bodas de Manolita.
Argumento:  Nino, hijo de guardia civil, tiene nueve años, vive en la casa cuartel de un pueblo de la sierra sur de Jaén, y nunca podrá olvidar el verano de 1947.Pepe el Portugués, el forastero misterioso, fascinante, que acaba de instalarse en un molino apartado, se convierte en su amigo y su modelo, el hombre en el que le gustaría convertirse alguna vez. Mientras pasan juntos las tardes a la orilla del rió, Nino se jurará a si mismo que nuca será guardia civil como su padre y comenzará a recibir clases de mecanografía en el Cortijo de las Rubias, donde una familia de mujeres solas, viudas y huérfanas, resisten en la frontera entre el monte y el llano. Mientras descubre un mundo nuevo gracias a las novelas de aventuras que le convertirán en otra persona, Nino comprende una verdad que nadie ha querido contarle. En la sierra Sur se está librando una guerra, pero los enemigos de su padre no son los suyos. Tras ese verano empezará a mirar con otros ojos a los guerrilleros liderados por Cencerro y a entender porqué su padre quiere que aprenda mecanografía.
Análisis de la novela y opinión personal: El lector de Julio Verne es la segunda entrega de  los Episodios de una guerra interminable y se sitúa en 1947, el narrador es un niño de 9 años, Nino ( de Antonino, el mismo nombre que su padre), hijo de un guardia civil , que vive en la casa cuartel de un pequeño pueblo, Fuensanta de Martos, con sus padres y sus hermanas, Dulce y Pepa, a Nino le gusta lo que a todos los críos de su edad, correr, saltar, jugar con otros niños, pero los otros niños no quieren jugar con él, solo Paquito, hijo de otro guardia civil es su amigo.Además Nino tiene otro problema, es muy bajito, en su clase le llaman " El Canijo" y parece no crecer nada, el padre tiene miedo de que cuando sea mayor no de la talla para ser guardia civil, ( profesión a la que parecen encaminados todos los hijos de los guardias) y se plantea mandarlo a que aprenda mecanografía para que pueda optar en el futuro a un puesto de secretario en la Diputación o en el Ayuntamiento. Nino no quiere ser guardia civil porque esta acostumbrado a ver lo mal recibidos que son  por la mayoría de sus vecinos su padre y sus compañeros " ... no quería vivir en una casa cuartel, ni dar miedo a la gente, ni saber que escupían en el suelo cuando les daba la espalda ni que le hicieran la pelota el alguacil y el boticario, ni tener que hacérsela yo a Don Julio y al alcalde, ni detener a mis vecinos y llevarlos esposados por la calle, ni preguntar a mis hijos que tal les había ido en la escuela y escuchar que decían bien, bien y que fuera mentira", pero le entristece que la decisión sobre su futura profesión no la tome él según sus inclinaciones,  (Nino quiere conducir coches de carreras, mudarse a Madrid o Granada, o tener una casa pequeña, al pie de la sierra, con una huerta, un caballo, unos pocos animales y unos pocos amigos)sino que dependa de hechos tales como de su altura. Nino no puede menos de envidiar "a aquella gente que aunque no vivan en casa, no tengan luz ni agua, puedan decidir sin embargo que hacer con su vida, a donde quieren ir y que quieren ser",  y sobre todo al Cencerro, legendario guerrillero que siembra el terror y el recelo entre las " gentes bien pensantes de la zona", y que goza de la admiración y el apoyo de los humildes y perseguidos.
Sin embargo la vida del niño cambia cuando conoce a Pepe, el Portugués, un hombre joven, que acaba de alquilar el molino cerca del pueblo,  un personaje " misterioso "que parece guardar un montón de secretos y que  no solo le muestra al crío  otra manera de ser y de sentir,  sino que le presta la primera novela de Julio Verne que Nino leerá ( Los hijos del Capitán Grant ) y le pondrá en contacto con la otra persona que va a tener una gran influencia en su vida, Doña Elena,
Doña Elena es una maestra que huyendo de Madrid ha llegado en compañía de su nieta Elenita, a vivir en una casita a situada en la finca de las Rubias.un grupo de mujeres,  viudas e hijas de rojos , que en esos convulsos tiempos se ganan la vida como pueden ( con la recova, recogiendo esparto en el monte o vendiendo los espárragos silvestres que crecían a los lados de la carretera, actividades que estaba todas prohibidas por ley.)..Doña Elena  se ofrece a enseñar a Nino mecanografía, taquigrafía, francés, pero muchas otras cosas también... "Doña Elena me enseñó mucho más que taquigrafía y mecanografía en la primavera dorado cde mi ignorancia y después cuando deje de ser inocente, me enseño más cosas cosas todavía. Me enseñó poemas y romances, canciones, letrillas, refranes y muchas palabras en muchos idiomas distintos, pero sobretodo me enseñó un camino, un destino, una forma de mirar el mundo y que las preguntas verdaderamente importantes son siempre más importantes que cualquiera de sus respuestas."
La verdad es que a mi la novela me ha encantado ( y es decir poco) y la he leído de un tirón y con el corazón en un puño, y pienso que uno de los motivos por lo que me ha gustado tanto es la elección de un niño como narrador, a través de sus ojos en principio inocentes se nos van contando unos hechos que  un adulto no podría relatar con la misma intensidad:  el horror de las noches en que se torturaba a los detenidos en la casa cuartel y que los niños no podían dejar de oír porque los tabiques eran muy delgados, y que los mayores intentaban enmascarar para los pequeños ( primero Dulce con Nino y luego Nino con Pepa, cantándole y diciéndole que lo que oía transcurría en una película), la persecución sistemática de las mujeres de los escondidos en la sierra, al as que se prohibía cualquier tipo de actividad hasta tal punto que "...la supervivencia de los hijos era un milagro improbable", y a las que se acusaba de adulteras cuando embarazadas, decían que el niño que esperaban  era de un desconocido, o las metían en la cárcel si contaban que era de su esposo que había venido a verlas".
las matanzas por la espalda de los detenidos a los que se dejaba libres, y a los que se les disparaba diciendo que habían intentado escapar, la paradoja de  seres como  Miguel Sanchis, un demonio con los " rojos", pero que cuidaba y protegía con gran ternura a su esposa Pastora, que era coja ( enternecedora la escena en que el guardia pinta las uñas del pie agarrotado de su esposa)
El, amor, piedad, compasión que el niño siente hacia su padre, que él sabe que es un buen hombre, pero que actúa mal impulsado por el miedo.
¡y que recuerdos de mi infancia, cuando yo también leía a Julio Verne ( un capitán de quince años, cinco semanas en globo, la isla misteriosa, de la tierra a la luna, veinte mil leguas de viaje submarino...) y a Stevenson "la isla del tesoro"... Con Galdós me puse más tarde y tengo que reconocer que salvo Trafagar, y Zaragoza, no he leído ninguno de los Episodios Nacionales.
Para terminar: He leído algún reportaje en el que la escritora contaba que se le había ocurrido la idea de narrar esta historia, situada en el llamado Trienio del Terror ( 1947-1949), durante un viaje a Marruecos, cuando Cristino Perez, un amigo suyo, y nacido también en un pueblo de Jaén, le relató a la escritora algunos episodios de su infancia y de su vida como hijo de un guardia civil: la conversación susurrada entre sus padres por la noche por el temor de que el niño, que era bajito, no diera la talla para ser guardia civil y que por eso lo mandó a estudiar mecanografía, la historia del Cencerro, guerrillero  de la zona que para los niños era un héroe como el Guerrero del Antifaz ,  las historias que se contaban ( como las que Almudena Grandes relata en sus novelas), de   cuando bajaba al pueblo, a los cafés, y al marcharse dejaba un billete de 100 pts  y  una nota en la que decía " Así paga Cencerro"..
Y es que muchas veces, la literatura copia a la vida...
Cuando leí Inés y la Alegría tenía muy claro que ese sería el libro que más me gustara de todos, ahora ya no estoy tan segura...

Participa




4 comentarios:

  1. Seguimos con los episodios de Grandes?
    Me encantó Nino, con lo difícil que es hacer niños creíbles y me encantó. Además Almudena describe como nadie los ambientes pequeños
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Mi intención al menos es continuar, espero hacerme pronto con " las tres bodas de Manolita" y me han recomendado " El corazón helado" que trata más o menos la misma temática, pero este lo dejaré para el verano que son mil doscientas y pico páginas, la verdad es que soy un poco obsesiva y cuando encuentro " un universo" que me gusta, no lo suelto hasta que me canso. Besinos.

    ResponderEliminar
  3. Veo que sigues en orden con la serie de Almudena Grandes :) Como ya te comenté, tengo ganas de ponerme con ellos, a ver cuándo les hago un hueco.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, ya sabes que soy de leer las series en orden. Besinos Laura.

      Eliminar