jueves, 10 de octubre de 2013

Ancho mar de los Sargazos de Jean Rhys.

El 30 de septiembre el Club de lectura de la Biblioteca Jovellanos coordinado por Mila ha vuelto a reunirse,  y el primer libro de este curso ha sido el ancho mar de los sargazos de Jane Rhys, la verdad es que había oído hablar de él  y le tenía ganas porque en principio cuenta la historia de Bertha, la esposa loca del Sr Rochester, "el enamorado" de Jane Eyre.

                              
                      Editorial Cátedra, fecha de publicación: 1999, 224 pág.


Autora: Jean Rhys (1890-1979) nació en Rousseau, cuando Dominica era aún colonia británica, su padre era galés y su madre criolla, pero de raíces escocesas. A los 16 años se traslado a Inglaterra donde trabajó en Londres como corista sin demasiado éxito, hasta tal punto que llegó a ingresar en la prisión de Holloway.
En el año 1920 viajo al continente europeo donde trabajó como artista bohemia, periodo en el que residió temporalmente en París. En esta época de su vida, Rhys vivió casi en la pobreza. Sin embargo fue durante este periodo cuando se familiarizó con el arte modernista y la literatura y cuando se convirtió en alcohólica, problema que mantuvo toda su vida. Sus experiencias en la sociedad patriarcal y los sentimientos de sentirse desplazada influyeron  y formaron parte en algunos de sus trabajos, así como su difícil niñez, en lo que  no acabó de ser aceptada ni por la sociedad criolla ni por la europea de su isla natal. Durante los últimos años de su vida vivió en Londres junto a un amigo interprete de jazz británico, George Melly.
La mayoría de sus obras tratan sobre mujeres que se ven desplazadas de sus ambientes naturales y dejadas al capricho de sociedades con pobres valores familiares, en una muestra de su propia experiencia.
A parte de esta novela, sé que esta traducida al castellano, " una sonrisa, por favor", unos apuntes autobiográficos elaborados al final de su vida, pero ignoro si hay alguno más.
Argumento: El ancho mar de los sargazos, cuenta la historia de Antoinette Cosway, la primera Sr Rochester,  ( el enigmático personaje de Jane Eyre de Charlotte Brontë),  desde su niñez en  Jamaica hasta que se convierte en la esposa loca que vivió encerrada en la buhardilla de Thornfield Hall y se suicido en el infierno que ella provocara.
Análisis de la novela y opinión personal: la novela se desarrolla en Jamaica, en la época posterior a la emancipación de los esclavos, se trata de una sociedad peculiar en la que conviven los negros emancipados, que arriendan sus servicios a quienes pueden pagarlos, los directos descendientes de los colonos ingleses y los blancos pobres, los que perdieron posición y fortuna con la emancipación y que son considerados con desprecio incluso por los propios negros, son las " cucarachas blancas". En esta sociedad viene al mundo Antoinette, pobre, con una madre de frágil salud mental, que viuda vuelve a casarse rápidamente porque no sabe "cuidarse" sola, (drama de las mujeres de la época que fueron educadas para ser esposas, pero no personas) y sin preparación ninguna para el mundo, de ahí que su boda con el Sr Rochester, atractivo, joven y de buena familia no sorprenda a nadie, si pueden serlo los hechos posteriores ( o igual no, para quien conozca la sociedad de la época y la zona del Caribe) que terminan con la locura de la joven y la vuelta a Inglaterra donde Antoinette, ya convertida en Bertha, vive y muere.
Ancho mar de los Sargazos esta dividida en tres partes, cada una de ellas con un narrador distinto: La primera es la voz de Antoinette la que nos cuenta su infancia y adolescencia, su matrimonio con el Sr Rochester, su luna de miel  y  la vida de ambos en la misteriosa isla antillana exuberante y con aires de vudú. Es precisamente las descripciones lo mejor para mi de esta parte: pareces apreciar la espesura de la vegetación, los perfumes de las flores, las sensaciones del peligro acechando... En ella Antoinette aparece como un personaje frágil y desorientado, torturado primero por la soledad y las risas de sus vecinos, por la degradación y pobreza de la familia, por el odio que la rodea, y por el vudú, que de manera sutil a veces y otras no tanto, lo impregna todo, y por su desgraciado matrimonio posteriormente. Y el Sr Rochester su esposo, como un ser antipático, lejano, que aunque al principio parece " relajarse", enseguida vuelve a su papel de inglés flemático y frío, Antoinette no le llama nunca por su nombre, se refiere siempre a él como " el hombre" o " esposo".
La segunda parte, está narrada por Rochester, aquí recibimos una visión totalmente diferente de lo  que nos contaron en la primera parte, y si bien en ningún caso este niega que haya venido al Caribe a casarse por dinero, las cosas tampoco son totalmente como las cuenta Antoinette y vemos que el choque con el paisaje, la cultura, el modo de vida, le sobrepasan...
La tercera parte, esta narrada también por Antoinette, pero ya no es la joven y exuberante criolla, es la loca Bertha, encerrada en la buhardilla de Thornfield Hall con la única compañía de Grace Poole.
Como ya dije al principio de la reseña, sentía curiosidad por ver que había hecho la escritora con el personaje de Jane Eyre, e iba un poco predispuesta a no dejarme convencer por la "versión" que Jean Rhys diera no solo del personaje de Bertha, sino de como había llegado a esa situación, y creo que eso ha ocurrido:  No es que Antoinette me caiga mal, me da pena por la mala suerte que tuvo en la vida, pero leyendo las palabras de Rochester, me parece conocerlo y entenderlo más a él, el paisaje, la isla, las costumbres tan distintas ( magníficamente descritas por otro lado), a mi me agobiarían también, no olvidemos ( como parecen hacer muchos de las criticas que he leído en blogs y comentarios), que era muy joven cuando va al Caribe a casarse, presionado por circunstancias familiares, y si su conducta una vez casados no es de los más ejemplar, no debemos olvidar, que estaba en un ambiente hostil y desconocido para él, y  que al final podía haberse portado mucho peor con su esposa, ya que siendo inglés y con fortuna, podía haberla encerrado en un manicomio tipo el de Bethlem, donde el trato dado a los enfermos era espantoso, y dejarla olvidada para siempre, y sin embargo la mantuvo en casa, atendida por una criada, de lo mejor que había disponible, supongo,  ya que en aquella época, las mujeres " enfermeras", eran casi todas alcohólicas y poco preparadas.
Ya digo, que haber leído antes Jane Eyre, ser una de mis novelas favoritas igual a condicionado en algo mi visión, tal vez los hubiera visto diferente si ella  fuera una heredera criolla que no tuviera nada que ver con la obra de Charlotte Brontë, y él fuera un ingles corriente, pero pienso que no,, porque el personaje de Antoinette, aunque bien trazado, no me gusta y no creo que en ningún momento hubiera "conectado" con ella. Para mi la única que tiene las ideas claras dentro de toda esta historia es Christophine, doncella de Annette y madre de Antoinette, /(no de los personajes, si no principales, si relevantes), es una obeah ( vudú), y aunque las otras mujeres puedan mirarla mal porque ha nacido en la Martinica y no en Jamaica, ella tiene muy claro quién es y su valor como ser humano, "No hay policía aquí, no hay cadenas ni oscuros calabozos. Este un país libre y yo soy una mujer libre!"  incluso se atreve a oponerse a Rochester y a reprocharle su comportamiento con Antoinette " Ella no fue a su  casa, ese lugar llamado Inglaterra de la que a veces hablan, ella no fue a su hermosa casa para suplicarle que se casara con usted.  y ella lo amo y le dio cuanto tenía. Ahora usted dice que no la ama y la avasalla...".
Para terminar: Una novela que resulta interesante para leer y  que da mucho que pensar, de la cual se ha rodado una película en 1993,  dirigida por John Duigan, con Karina Lombard, Nathaniel Parker y Rachel Ward y que no se hasta que punto por el trailer que he visto, se ajusta a la novela...

1 comentario:

  1. Buena reseña, sin embargo creo que el amor por la obra original te cegó un poco dado el hecho que la narración hace que se entienda claramente la situación de Antoinette. Aunque concuerdo con lo de Rochester jajaj
    Quizás una lectura más desligada de la obra original y la consideración de la nueva interpretación que le da Jean Rhys a la novela te permita disfrutarla un poco más.
    Saludos

    ResponderEliminar