miércoles, 12 de mayo de 2021

La ceguera del cangrejo de Alexis Ravelo.

Me gusta mucho Alexis Ravelo y aunque solo he leído tres novelas (La estrategia del pequinés, Las flores no sangran y la que traigo hoy) me parece un autor muy interesante y que merece la pena conocer. La ceguera del cangrejo me había llamado la atención después de haberla visto por los blogs que sigo y como además me venía bien para varios de mis retos, no dudé en hacerme con ella y aquí os dejo mi opinión.

                       Editorial: Siruela. Fecha de publicación: 2019.360 pág.
l autor: Alexis Ravelo 1971, es un escritor calvo que nació y sobrevive a régimen de cervezas y bocadillos de Chopped en las Palmas de Gran Canaria, de procedencia humilde, su primera novela " Tres funerales para Eladio Monroy" su puso un inesperado éxito que le ha llevado a escribir otros tres libros con el mismo personaje :"Solo los muertos," Los tipos duros no leen poesía" y "Morir despacio".
Ha perpetrado, además otras dos novelas de sangre y semen: "La noche de piedra" y" Los días de mercurio"También es autor de tres libros de relatos " Segundas  personas", "Ceremonias de Interior" y "Algunos textículos" y media docena de libros infantiles. Ha participado en volúmenes colectivos y antologías como " Relato español actual" de Fondo de cultura Económica y " Por favor, sea breve 2" de Páginas de Espuma. En 2013 ganó el XVII Premio de Novela Negra Ciudad de Getafe con "La última Tumba". En 2014 "La estrategia  del pequinés" recibió el premio Dashiell Hammett y el premio Novelpol.
Publicó en 2016 La otra vida de Ned Blackbird, en 2017 Los milagros prohibidos y  El peor de los tiempos ( Eladio Monroy 5), La ceguera del cangrejo 2019 y en 2020, Tío con una bolsa en la cabeza.
Argumento:Oficialmente, la historiadora del arte Olga Herrera falleció en un absurdo accidente en Lanzarote mientras ultimaba una biografía del más famoso artista del aisla: Cesar Manrique.Pero para Ángel Fuentes, militar de profesión destinado en el Líbano y compañero sentimental de la víctima, la verdad de su muerte tuvo que ser otra, aunque nadie salvo a él le interese averiguarla.
Recién aterrizado en suelo canario, el sargento Fuentes irá reproduciendo a través del volcánico paisaje lanzaroteño el itinerario que realizó su pareja para documentarse.Pero no tardará en sospechar que no está solo en su viaje, que hay quien sigue sus pasos como antes debió seguir los de Olga, que ella debió descubrir algo que muchos están dispuestos a silenciar...
Sobre una telúrica e incomparable geografía, a la vez física y simbólica, La ceguera del cangrejo despliega una absorbente intriga criminal en la que todos los protagonistas se ven enfrentados a dos únicas opciones: abrir los ojos  para encarar la verdad, como los cangrejos ciegos que habitan los Jameos del Agua, vivir ciegos y ajenos a la realidad.
Análisis de la novela y opinión personal: Olga Herrera es una joven historiadora de arte que viaja a Lanzarote siguiendo los pasos de Cesar Manrique, el artista más famoso de la isla; como ya hiciera en Nueva York o en Madrid donde el artista había vivido, Olga, mientras última la biografía de Cesar, visita su casa-museo, se empapa de los paisajes que lo rodearon y habla con la gente que lo conoció y trabajó para él. Al principio todo parece marchar perfectamente y el borrador está casi acabado cuando Olga sufre un desgraciado accidente y muere sola ras despenarse desde el acantilado cercano al castillo de San Jose.
Semanas después llega a Lanzarote, Ángel Fuentes, pareja de Olga, dispuesto a recorrer los lugares que visitó la historiadora en sus últimos días. Ángel necesita cerrar su duelo y librarse de la culpa que arrastra por haberle fallado, por no haber podido acercarse a recoger su cuerpo ni asistir a su entierro, porque cuando Olga murió, Ángel que era militar, se encontraba destinado en la Posición 4,28 vigilando la Blue Line entre Líbano e Israel y el ejercito, que por muy moderno que sea tiende al puritanismo, no le dió permiso para acudir, porque Olga y él no estaban casados.
Sin embargo lo que se inicia como un viaje destinado a cerrar heridas se va poco a poco convirtiendo en otra cosa. Ángel comienza a sospechar que le espían y le siguen y que alguien tiene mucho interés en conocer todos sus movimientos, lo que le lleva a plantearse si lo mismo no le ocurrió a Olga y si su muerte no fue un tragico accidente, sino un asesinato...
Dividida en un prólogo, 22 capítulos con titulo, que a su vez se subdividen en otros más cortos, y un epilogo, y narrada en tercera persona por un narrador omnisciente, La ceguera del cangrejo nos traslada a Lanzarote, allí y de la mano del autor y de Ángel recorreremos sus lugares más emblemáticos: El castillo de San José, La casa del Taro,  el parque natural del Timanfaya, La casa de la Palmera, La playa Lunar, El mirador del río, Los Jameos del agua... y disfrutaremos del hermoso paisaje, de la comida y de la hospitalidad de sus gentes, pero también descubriremos la otra cara de tanta belleza, la especulación urbanística y la corrupción política que la favorece y encubre.
Pero además de todo esto la novela nos habla de sentimientos: de amor, de pérdida, de duelo y culpa, de la necesidad de justicia y de venganza...
En cuanto a los personajes, tenemos a Olga, historiadora del arte, una joven decidida que siente gran admiración por la obra de Cesar Manrique y que ha recorrido varias ciudades de España y del mundo para ecribir su biografía; su última parada la llevará a Lanzarote, la patria chica del artista, allí en su casa y frente a sus paisajes, murales y esculturas, tal vez haya hecho algún descubrimiento que pudo haberle costado la vida...
Y a Ángel Fuentes, ex militar y pareja de Olga, un hombre de acción que carga un gran peso a sus espaldas, no pudo despedirse de la mujer que amaba por cumplir órdenes y ahora, para purgar su culpa, recorre los lugares que Olga visitó en un intento de redimirse y soltar lastre, pero lo que va descubriendo le mueve a pensar que tal vez Olga no murió de forma accidental y no esta dispuesto a dejarlo correr y ¡ pobre del que se cruce en su camino!
Y a César Manrique, un artista de fama internacional, pintor, escultor, arquitecto y ecologista, preocupado por la conservación del paisaje y los espacios naturales de su isla, defensor a ultranza del turismo sostenible que no duda en utilizar su reputación y contactos para oponerse a la especulación inmobiliaria, creandose con ello muchos enemigos.
A parte de ellos, la novela tiene muchos otros personajes, todos ellos interesantes y necesarios, perfilados lo justo para cumplir su función.
El lenguaje del autor es sencillo y cuidado y utiliza con mucha frecuencia modismos canarios, que reconozco que desconocía y que he tenido que consultar en Internet, eso no ha ralentizado mi lectura, al contrario, la ha enriquecido.
He disfrutado mucho con La ceguera del cangrejo, no conozco Lanzarote y la novela ha supuesto una inmersión en sus paisajes, sus platos típicos y la idiosincrasia de sus gentes. Tengo una amiga que odia lo que ella llama novela-guía turística porque dice que la sacan de la historia, pero a mi por lo general me encantan, porque me permiten viajar a sitios que igual no podría visitar de otra forma. y más en estos tiempos, ( aunque a Lanzarote quiero ir en cuanto pueda).
También desconocía, lo confieso con cierto bochorno, la figura de César Manrique y he pasado horas curioseando por Internet y recreandome en sus obras,
Por todo esto que comento, he tardado más de lo que esperaba en leer la novela, aunque la historia es ágil y los capitulos cortos dotan de gran dinamismo a la acción.
Además como en toda las novelas que he leído del autor, este no da puntada sin hilo y en el caso de La ceguera del cangrejo, Ravelo pone en solfa la especulación inmobiliaría, la construcción desordenada y sin sentido en los litorales españoles que destruyen paisajes y bellezas naturales solo por afán de lucro, y a la corrupción politica que lo permite.
Me ha gustado mucho Ángel, un personaje diferente a los que que protagonizan las novelas que suelo leer, pero muy parecido a otros del autor, sino en el fondo, si en la forma, un rebelde con causa, de esos que llevan las cosas hasta el final, les cueste lo que les cueste, me ha resultado muy facil empatizar con él y he sentido una gran ternura por Alfonso, el padre de Olga.
Por todo esto creo que merece la pena leer La ceguera del cangrejo y por eso os la recomiendo.
Para terminar: "...Eran los cangrejos del jameo, los minusculos cangrejos ciegos...Olga cuando hablaba de ellos le decía que la ponían triste, que pensar en esos pobres bichos le causaba desazón. Están hundidos en la blanca nada del olvido y su ceguera es como la de esta sociedad que tanto calla y a tanto cierra los ojos, que se ignora a si misma y a la belleza que la rodea y de la que depende para sobrevivir."

Participa



    Islas enigmáticas: La isla en la que se desarrolla la acción es española.





16 comentarios:

  1. Buenos días:
    Esta vez ya conocía la novela :) Aunque nunca he leído al autor, me atrevo a decir que estoy segura que me gustará cuando la lea. Cesar Manrique es suficiente estímulo para ello. Además, siempre consigues que imprimir en tus reseñas ese algo que me anime a meterme en la historia que nos cuentas.
    Un beso y gracias por tu estupendo trabajo!!

    ResponderEliminar
  2. Paso de puntillas por tu reseña. Voy a leerla próximamente y no quiero abordarla con ideas preconcebidas. Me gusta Ravelo desde que el año pasado leí dos de sus novelas de la serie Eladio Monroy.
    Ya te diré mi impresión cuando lea esta que creo que es de las últimas suyas, si no la última.
    Un beso, Mar

    ResponderEliminar
  3. Es una magnífica novela/guía turística de Lanzarote (yo sí he conocido la isla), pero es mucho más que una novela/guía turística. El personaje de César Manrique está levado a la ficción con respeto y bastante verismo y la relectura de su muerte es una licencia que bien podría...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Yo solamente he leido una de sus obras y la verdad es que me prometí a mí misma seguir leyendo más novelas suyas, pero de momento no lo he hecho y no porque no me guste, sino porque tengo tantos frentes abiertos que no sé cómo organizarme 😵😁💋

    ResponderEliminar
  5. Me duele y me da rabia todavía no haber leído nada de este escritor. Besos

    ResponderEliminar
  6. Pues me apetece conocer la prosa de este autor. Me lo anoto. Un abrazo,

    ResponderEliminar
  7. Confieso que yo tampoco conocía a César Manrique antes de leer esta novela... Me gustó mucho también.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  8. Pendiente tengo este libro y cada vez que leo algo acerca de él más ganas tengo de leerlo

    ResponderEliminar
  9. Tengo previsto leer este libro de Alexis que tanto has disfrutado, conozco su prosa de anteriores novelas pero a ver si le encuentro pronto un hueco. Besos

    ResponderEliminar
  10. De entre las novelas de este autor que he leído, esta es la única que puedo decir que me ha gustado, tal vez por el personaje central que captó mi interés.
    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Hola,
    a mí Alexis me encanta, sobre todo las novelas que no son de la serie. Esta me gustó mucho.
    Un beso, Mar

    ResponderEliminar
  12. Hola.
    Este libro lo voy a dejar pasar, no me llama mucho y ademas tengo demasiados pendientes y quiero centrarme en ellos. Gracias por la reseña.
    Nos leemos.

    ResponderEliminar
  13. No lo conocía pero puede estar bien, gracias por el descubrimiento.
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Siempre que os leo hablar sobre esta novela me digo lo mismo, que de comenzar con el autor (del que no he leído nada) lo haré con ella. Es la que más me llama y la que creo que más disfrutaría.

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
  15. YO he leído dos libros de Ravelo, creo (quizás tres) y me gustaron mucho. Éste no lo he leído pero no me importaría hacerlo, es uno de sus títulos más conocidos
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Sigo sin leer nada de Alexis Ravelo, aunque tengo pendiente La estrategia del pequinés, quizás una de sus novelas más emblemáticas. Esta que reseñas tiene una trama atractiva. Besos.

    ResponderEliminar