lunes, 14 de diciembre de 2020

El fin de la historia de Luis Sepulveda.

Este 2020 está resultando un año de homenajes, porque lo mismo que hice con Carlos Ruiz Zafón, con  la reseña que hoy traigo quiero homenajear a Luis Sepúlveda, el escritor chileno afincado en Gijón que fue el primer enfermo de coronavirus en Asturias y que falleció en Abril como consecuencia de la pandemia.
Conocí a Luis Sepúlveda personalmente, ya que no solo coincidí con él en muchos de los eventos literarios que se celebraron en Gijón, sino también en La buena letra, mi librería de referencia, donde asistía a las presentaciones y charlas organizadas por Rafa, mi librero, de hecho en una de las sesiones de nuestro club de lectura comentamos El fin de la historia y él tuvo la amabilidad de asistir para hablar de la novela y resolver todas las dudas. Era un hombre encantador y muy cercano y si siempre resulta triste perder a un escritor por todas las novelas que ya nunca podrá escribir, en este caso y para mi, mucho más. Gracias por todas tus historias, Luis.

               Editorial: Tusquets.Fecha de publicación:2017. 200 pág.
El autor: Luis Sepúlveda (Ovalle, Chile, 1949-Oviedo, Asturias, España 2020). Muy joven aún, decidió ser viajero como quien quiere ser oficinista. De Tierra de Fuego a Oslo, de Barcelona a Quito, de la Selva Amazónica al desierto de los Saharauis, de las celdas de Pinochet al barco de Greenpece, recorrió todos los territorios posibles de la Geografía y la Utopía y mientras viajaba, escribía, publicó el primero de sus muchos libros a los 20 años.En 1992 a partir de la publicación en Francia, Un viejo que leía novelas de amor se convirtió en uno de los libros más leídos y traducidos del mundo. Le siguieron entre otros, Mundo del fin del mundo, 1994, Nombre de torero 1994/ su primera novela negra), Patagonia Express 1995, un libro de viajes, El cuento, Historia de una gaviota y el gato que le enseñó a volar, 1996, El libro de relatos, Desencuentros,1997, Diario de un Killer sentimental y Yacaré,1988, Los cuentos, Historias Marginales,2000, Hot Line, 2002, La lampara de Aladino, 2008, Historia de un perro llamado Leal, 2016, El fin de la historia, 2017, Historia de la Historia, 2018, Historia de una ballena blanca.2019.
Argumento: Tras haber librado mil batallas, muchas con Salvador Allende, Juan Belmonte ha depuesto las armas y vive en una casa frente al mar en el extremo sur de Chile, junto a algún amigo insobornable y a su compañera Verónica, que nunca se ha recuperado por completo de la tortura sufrida durante la dictadura. A ese Belmonte crepuscular y desencantado se le aparece el pasado en forma de encargo. Los servicios secretos rusos, que conocen su currículo de experto en guerra subterránea y de francotirador infalible, lo necesitan, Saben de un plan urdido por un grupo de nostálgicos cosacos, decididos a liberar de la cárcel a Miguel Krassnoff, torturador pinochetista condenado por crímenes contra la humanidad. Y quieren que Belmonte, quien tiene una buena razón, estrictamente personal para odiar al cosaco, los descubra.
Análisis de la novela y opinión personal: Juan Belmonte, (a quién ya conocimos en Nombre de Torero) vive secreta y apaciblemente en Puerto Carmen, en el extremo sur de la isla de Chiloé, junto a su amada Verónica, victima de la represión bajo la dictadura de Pinochet, cuyas secuelas todavía arrastra y a Pedro de Valdivia, El Petiso, su fiel compañero; atrás quedó su pasado como guerrillero y ciertos oscuros encargos que no quiere recordar, pero "No podemos huir de la sombra de lo que fuimos", y un mal día, vuelve a su vida, Kramer (un viejo enemigo), que amenaza con denunciar ante la policía su paradero (Belmonte tiene cuentas pendientes), si no acepta una última misión: Encontrar a dos antiguos compañeros de armas, que junto a un grupo de nostálgicos cosacos quiere liberar de prisión a Miguel Krassnoff , el último atamán (comandante supremo) de los cosacos de Astrakhan para que vuelva y lidere la soñada República cosaca, pero Krassnoff es tambiçen un torturador pinochetista condenado por crímenes contra la humanidad y alguien a quién Belmonte tiene motivos para odiar.
Belmonte quisiera negarse, pero no puede, ya que la tranquilidad de Verónica está en juego...
Dividida en 2 partes, un epílogo y 20 capítulos titulados con los nombres de diversas coordenadas geográficas, El fin de la historia nos lleva desde la Rusia de Trotsky pasando por la Conferencia de Yalta, La Alemania y la URSS de la postguerra, El Chile de Allende y Pinochet, Cuba, Afganistán y Nicaragua, para regresar al Chile de 2010, en una novela en la que se mezclan el noir, las aventuras y el Thriller político, con una narración ágil y un estilo ameno que nos llevará en volandas hasta el final...
Una de las cosas que más me han gustado de la novela es el regreso de Belmonte, Verónica y El Petiso, les cogí mucho cariño en Nombre de Torero y me ha alegrado volver a encontrarme con ellos y saber que ha sido de su vida desde entonces, no tan feliz me ha hecho la vuelta del malvado Kramer y del siniestro Lloyd Hanseático de Seguros, pero claro, son necesarios para la existencia de la historia.
Personajes muy interesantes resultan Víctor Espinoza y Salamendi, antiguos compañeros de Belmonte en la Academia Rondón Malinosky en Rusia, porque parecen una cosa, y son otra y Ciro, Marcos y Braulio, del Ejercito de Liberación Nacional Chileno, que lucharon junto a Belmonte y Allende en el Asalto a la casa de la Moneda.
He disfrutado mucho con la relectura de El fin de la historia y aunque no me ha gustado tanto como Nombre de torero, mi novela favorita de Sepúlveda, me ha parecido muy sugerente. Ignoraba la historia de Miguel Krassnoff y la República Cosaca y algunos de los hechos que se narran aquí sobre la represión de la dictadura de Pinochet; aunque si sabía que el personaje de Verónica está inspirado en Carmen, la mujer del escritor, que también fue torturada en Villa Grimaldi.
Recuerdo que cuando fuí a llevarle a Sepúlveda el libro para que me lo firmara, le pregunté si Belmonte volvería con alguna otra "aventura" y me dijo que tenía que esperar a que Belmonte, se le "apareciera" de nuevo, requiriendole para que escribiera alguna más de sus historias. Hoy sé, que eso ya no será posible, y que desgraciadamente esta novela ha sido El fin de esta historia.
Para terminar:" Hacía veinte años que no ponía los pies en esta ciudad de verano infernal y no pensaba quedarme más tiempo de lo necesario.Iba a un encuentro que no había buscado ni deseado, y lo hacía porque nadie puede evitar la persecución de su sombra.No importa el rumbo, la sombra de lo que hicimos y fuimos nos sigue con ferocidad de maldición".

Participa






15 comentarios:

  1. ¡Hola! Qué penita que haya sido el fin de la historia pero bueno, al menos lo has disfrutado. Un besote :)

    ResponderEliminar
  2. Pues no he leído nada del autor aún. Ya es hora. Desde luego me dejas con ganas. Todo un lujo los momentos compartidos con él. Una pena su pérdida.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! Me alegra que sea una relectura de la que has disfrutado. Personalmente no es una lectura que me llame especialmente la atención, por lo que en esta ocasión prefiero dejarla pasar.

    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
  4. Si lo he oído, lo había olvidado. Me refiero a que la COVID 19 se había llevado a Luis Sepúlveda, el autor de "Un viejo que leía novelas de amor", libro que me encantó cuando en su día lo leí. Descanse en paz este magnífico escritor.
    Del libro que reseñas en homenaje al novelista nada sabía. Me ha llamado mucho la atención el nombre del personaje Juan Belmonte que dices que el autor lo recupera de otra de sus novelas titulada "Nombre de torero". Curiosa y casualmente hace nada que leí la biografía que Chaves Nogales le hizo a JuanBelmonte y me ha parecido interesante. Sí, ya sé que entre el personaje real y el que atiende por este nombre en las novelas de Sepúlveda no hay más relación que el apelativo, pero este hecho me ha impulsado a pasarme por la reseña que en 2017 hiciste de "Nombre de torero" y tras leerla he apuntado el título y la leeré a no tardar mucho. Más aún cuando habiéndote gustado "El fin de la historia" dices que no tanto como lo que te gustó "Nombre de torero".
    Gracias por todo, Mar.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Buenos días, Mar:
    Has escrito una reseña conmovedora y entrañable, un homenaje maravilloso para este autor.Yo aún no conozco su obra, pero siendo admirada por ti no puedo dejar de interesarme por ella.
    Un abrazo fuerte y enhorabuena por esa gran empatía que tienes!!

    ResponderEliminar
  6. leí "El hombre que leía novelas de amor" que he de confesar que es una novela que no me convence del todo. Luego leí "La sombra de lo que fuimos" y esa me entusiasmó. No sé si esta tiene que ver con ella, pero mencionas una frase, "No podemos huir de la sombra de lo que fuimos" y hay cosas que me suenan.
    Sea como sea, veo que "El final de la historia" es del estilo a "La sombra de lo que fuimos" por lo que la apunto sin dudar y pasará por delante de otras.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Hola Mar, he leído de este autor dos novelas: El viejo que leía novelas de amor e Historia de una caracol que descubrió la importancia de la lentitud. Ambas me fascinaron, más la primera que la segunda eso sí. Tengo en pendientes desde entonces otras de sus obras, entre ellas la que mencionas de Nombre de torero (que por cierto, ahora me pasaré a leer tu reseña) y esta que nos traes también va al cuaderno de pendientes. Una pena que ya se nos haya ido este escritor, quédate con el recuerdo de esas experiencias que tuviste con él y que has tenido la amabilidad de compartir, qué bien :D Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Hola,
    no he leído nada del autor y siendo sincera tampoco pensaba hacerlo pero después de leerte y leer algunos comentarios igual me animo para poder opinar.
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Hola preciosa!
    No he leído nada de este autor y aunque el libro no pinta nada mal no me animo con él

    ❀Fantasy Violet❀
    Besotes❤️🥰

    ResponderEliminar
  10. No conocía a este autor, pero a raíz de su fallecimiento por covid, me fijé en su narrativa a través de la entrada que publicó Marisa G, creo recordar que fue en su muro de Facebook. Tomo nota de las dos novelas, porque me gusta lo que nos comentas sobre esta que reseñas, aunque no te gustó tanto como la anterior, Nombre de Torero. Besos.

    ResponderEliminar
  11. He leído varios de este autor pero este justamente no, me lo llevo anotado Mar.
    Un beso

    ResponderEliminar
  12. Tengo que confesarte que nada más ver la carátula del libro he pensado que a un auténtico rollo, si, las primeras impresiones que a veces fallan 🙄
    No sé qué me ha gustado más, lo que has contado del libro o cómo lo has contado.

    Besitos 💋💋💋

    ResponderEliminar
  13. BOnito homenaje el que le has hecho
    Yo he leído hace tiempo tres o cuatro novelas de este autor y me gustaron mucho
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Este autor es uno de mis eternos pendientes y mira que tengo en casa uno de sus libros, aunque no acabo de animarme. Besos

    ResponderEliminar
  15. ¡Hola! ^^
    Creo que es un tipo de libro que no disfrutaría. Ya probé con otro libro del autor hace años, y me dejó un poco indiferente.
    Besos!

    ResponderEliminar