jueves, 14 de junio de 2018

El crimen de las medias de seda de Anthony Bekerley.

El año pasado retome a Anthony Bekerley con El misterio de Layton Court, y este año continuo con otra de sus novelas, que me ha gustado mucho más que la anterior, y es que no solo me apetece mucho últimamente sumergirme en novelas de misterio, negra o policíacas, sino que adoro a los detectives antiguos y los viejos métodos.

          Editorial: Lumen. Fecha de publicación: 1928/ Junio 2011. 320 páginas.
El autor: Anthony Bekerley ( 1893-1971) fue uno de los grandes escritores de la novela de misterio,  miembro junto a Dorothy L.Sayers, Agatha Christie o G.K Chesterton, del selecto club de escritores de misterio de los años 30.
Anrhony Bekerley aportó al genero hondura y refinamiento psicológicos y creó un detective atípico e inolvidable, Roger Sheringham, novelista de éxito y detective amateur por horas. Entre sus novelas traducidas al castellano se encuentra: El misterio de Layton Court ( 1925), El crimen de las medias de seda, 1928, El caso de los bombones envenenados 1929, Asesinato en el sótano, 1932, Baile de mascaras, 1933.
Argumento: Roger Sheringham se ve envuelto en un estremecedor y complejo caso que une el suicidio de una corista, la desaparición de la hija de un párroco de pueblo y la muerte de tres chicas ahorcadas con medias de seda. Con su capacidad psicológica y su original método deductivo, Sheringham acabará desvelando el mapa de los asesinatos que se esconden tras el misterio.
Análisis de la novela y opinión personal: Roger Sheringham novelista de éxito y detective aficionado a quien conocimos en El misterio de Layton Court, entretiene sus ocios hasta la publicación de su nueva novela colaborando con el Daily Courier como experto criminólogo y redactor de artículos informales sobre asesinatos; desde que se inicio en tal colaboración, el número de cartas que recibe el escritor se ha multiplicado, y él tiene a gala contestarlas a todas sean admirativas o críticas, con el mismo espíritu comprensivo, no está preparado sin embargo  para la petición del párroco del pequeño pueblo de  Little Mirchan,  que le solicita su ayuda para encontrar a su hija Janet, que hace unos meses se marchó a Londres a buscar trabajo y de la que hace tiempo que no saben nada, el padre tiene miedo de que a la joven le haya sucedido algo pero no se atreve a acudir a la policía porque tiene miedo de que se burlen de él.
Como Roger esta ya aburrido de su " inactividad" detectivesca ( hace tiempo que no tiene una investigación entre manos), y la carta del anciano le ha conmovido, decide lanzarse a la búsqueda de Janet, aunque no espera grandes emociones del este " encargo"; su sorpresa es enorme cuando descubre que Janet, a la que se conocía en el mundo artístico como Unity Ramsome,  se ha suicidado, colgándose de un clavo insertado en una puerta y utilizando como cuerda una de sus propias medias de seda, todo muy triste y muy tragico, pero nada sospechoso en principio, sin embargo cuando una actriz, Elsie Beham y una dama de la alta sociedad Lady Ursula Graeme, mueren de la misma forma, Roger piensa que " eso ya pasa de castaño oscuro", y decide investigar, primero colaborando con el Inspector jefe Mosley de Scotland Yard, encargado del caso, pero más tarde cuando descubre que el inspector no es totalmente sincero con él y le esconde información, con un grupo de " detectives propio" formado por el Sr Pleydell, prometido de Lady Ursula y Anne Manners, la hermana de Janet, juntos intentaran descubrir quien es el asesino para impedir que siga matando...
Narrada en tercera persona por un narrador omnisciente, El crimen de las medias de seda es la cuarta entrega de la saga protagonizada por Roger Sheringham  y aunque pretendía leer la serie en orden no me ha sido posible,  solo he encontrado la primera entrega, que reseñé el año pasado, esta que es la cuarta y la quinta, El caso de los bombones envenenados que leeré en cuanto pueda, de todas formas, aunque soy un poco maniática para estas cosas tengo que decir que aquí no resulta necesario, y las novelas pueden leerse en el orden que se quiera ya que los pocos datos que se nos pueden dar sobre el protagonista, además de no ser nada relevantes  (no existen tramas personales como en las novelas actuales) se repiten mas o menos en todos los libros para que el lector se sitúe.
En el crimen de las medias de seda Roger Sheringham llega al misterio gracias a una carta que recibe en el Daily Courier, periódico para el que colabora, y aunque al principio parece que se trata de una mera desaparición, el caso se va complicando cuando dicha desaparición da paso a una serie de asesinatos con apariencia de suicidios que trae de cabeza a Scotland Yard y de cuya investigación se encarga el inspector Moresby, con el que Roger ha colaborado ya en otras ocasiones, sin embargo aunque en principio el inspector Moresby acepta la ayuda de Roger el caso se lleva de una forma a que a este no le convence y Roger organiza su propio equipo formado por parientes/ amigos de las victimas para resolver los asesinatos y descubrir al culpable ( aquí me ha recordado a Agatha Christie, y El misterio de  la guia de ferrocarriles en el que se lleva a cabo una alianza similar)  y es que Roger mantiene que el estilo de investigación de Scotland Yard, es un estilo muy inglés que no siempre da buenos resultados, y que prefiere el método francés, que pone en practica y la verdad  con éxito.
De todas maneras y aunque en estos casos siempre suele resultar más simpático el detective aficionado, hay que decir que el inspector Moresby,  no es tonto , solo un poco cuadriculado y eso le impide contemplar todas las posibilidades como si puede hacer Roger, que se permite el lujo de equivocarse, y volver a empezar otra vez.
El estilo del autor es bastante ágil, principalmente en la ultima parte, aunque hay que tener en cuenta que estas novelas clásicas no suelen tener tanta acción como las actuales y los métodos deductivos utilizados son mas de razonar que de actuar.
El crimen de las medias de seda me ha gustado mucho, y aunque El misterio de Layton Court me pareció muy entretenida, esta es mucho mejor, el autor ha depurado un poco su estilo, y el personaje de Roger aunque sigue igual de pedante y pretencioso llega a caer hasta simpático.
Me ha llamado la atención la ironía con la que el narrador hace referencia a sus detectives, Roger y el inspector Moresby,  " Todos los autores son iguales y siempre se aseguran de quejarse a sus amigos de lo molesto que resulta tener que perder tanto tiempo respondiendo cartas y de cuanto les gustaría no tener que hacerlo... Pero ya hemos dicho suficiente sobre los autores" " Le interrumpió el inspector jefe, que no disimulaba lo mucho que estaba disfrutando de su propia perspicacia; ya hemos dicho en algún otro sitio que incluso los inspectores jefes son humanos".
Y he disfrutado como una enana de los antiguos métodos de investigación, aunque  también es cierto que me han sorprendido determinados comentarios del autor por boca del narrador y de alguno de sus personajes, que hoy serían inaceptables y que sin embargo eran corrientes en la época y entre la sociedad bien pensante, y es que las novelas, incluso las de misterio no dejan de ser hijas del momento en el que se escribieron...
Para terminar: Y he descubierto al asesino, ¿tendré ya practica en estas lides o la trama era un poco previsible?.

Participa






10 comentarios:

  1. A mí también me gustan este tipo de novelas de dectectives "a la antigua" me gusta lo que cuentas pero son muy maniática con el orden,veré primero cuantas puedo conseguir.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. También me gustan mucho este tipo de lecturas así que tomo buena nota. Pero como a Inés, me gusta ir en orden, así que tardaré en llegar a éste.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! ^^
    Ahora mismo no me apetece mucho leer este género, y tampoco es que me entusiasme la novela negra, así que no sé si me gustaría este libro. Últimamente lo que más estoy leyendo es romántica y/o erótica, y de ahí no salgo xD

    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Hola preciosa!
    Aunque pinta genial de momento no me animo con él.
    Genial reseña!!

    −Fantasy Violet−
    Besotes! ♥ 

    ResponderEliminar
  5. Eres una experta ya con las investigaciones! jajaja Esta saga tiene una pinta fantástica, estoy segura de que disfrutaría de ella. Echaré un ojo por si hay alguno de sus títulos en la biblio ;)

    Besitos

    ResponderEliminar
  6. Todavía no he leído nada del autor y eso que el año pasado me dejaste con ganas de leer El misterio de Layton Court, que encima lo tengo en casa, con lo que me gustan los misterios clásicos, de este mes no pasa.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. La novela resulta atractiva, por lo que nos cuentas en tu reseña. Aunque al tratarse de una saga, la descarto, porque ya estoy embarcado en varias, y tengo alguna que otra pendiente de lectura. Besos.

    ResponderEliminar
  8. Ante tanta novela negra moderna, reconozco que la tuya es una propuesta irresistible
    Besos

    ResponderEliminar
  9. A mi me encantan estas novelas de detectives " a la antigua usanza".
    Besos!

    ResponderEliminar
  10. Te doy la razón, a veces me dan épocas en las que sólo quiero detectives a la vieja usanza. Ahora me he puesto nostálgico y tendré que ver la serie de Hércules Poirot.

    ResponderEliminar